CHOU QIAN

(ADIVINACIÓN DEL TEMPLO TAOÍSTA)

El Chou Qian (elección de palito) es un sistema de adivinaciónChouquian o resolución de conflictos que es similar, en algunos aspectos, al famoso I Ching, si bien menos conocido en Occidente.

Se desconoce la fecha de su creación pero se sabe que ya era usado durante la dinastía Shang (1500-1066 a. C.).

En el I Ching la metodología para obtener respuesta a nuestras preguntas consiste en el lanzamiento del Chou Qian que consiste en un tubo alargado de bambú, donde se introducen cuarenta y nueve varillas o palitos de madera numerados.
El método se ha simplificado a la simple extracción del palillo que sobresalga más, tras varias sacudidas del tubo de bambú. Este nos da directamente un número con el que realizar la consulta al libro y así tenemos la respuesta que trata de leer el futuro.

El sistema es una manera de conectar con una realidad global superior y objetiva, a la que cada individuo durante su vida cotidiana no es capaz de acceder debido a sus condicionamientos, emociones, deseos y ajetreos que velan la trama subyacente de la cuestión que deseamos dilucidar.
La clave para el buen resultado de la predicción se halla en asumir un estado de introspección, sinceridad, modestia y honestidad; en suma, una actitud de querer preguntar con respeto, ya que, a fin de cuentas, lo que estamos preguntando es importante para nosotros ¿no?.


El método del Chou Qian

Delante del altar se ha de tranquilizar la mente y tener fe sincera, al mismo tiempo se dan limosnas al cepillo.
Se encienden tres barras de incienso chino y ofrendarlas en el incensario de Tao Te Tian Zhun (Lao Zi, Dios del Taoísmo) para comunicar con el espíritu del Tao. La distancia entre las barritas de incienso es aproximadamente dos centímetros.
Se hacen delante del altar tres genuflexiones según el rito del Taoísmo. Se está arrodillado frente a Lao Zi y solamente se pensará en lo que se desea.
El maestro incrementa la energía de los palitos en el altar. Se agitan los palitos en el tubo de bambú, hasta que finalmente salga uno de los cuarenta y nueve palitos. Se confirma el número del palito y tras una breve lectura del libro, el maestro explica el resultado final.
Cuando se hubieren aclarado todas las dudas, se hace otra genuflexión ante Lao Zi para dar gracias.

©2006 Asociación de Taoísmo de España. Todos los derechos reservados