ARTÍCULO SAGRADO

Tai Shang Lao Jun Qing Jing Jing

Lao Zi en el Cielo se llama Tai Shang Lao Jun que quiere decir Dios del Taoísmo.

El artículo explica la pureza y la tranquilidad que experimenta la persona que practica y comprende el Tao.

-----------------------------------------------------------------------------


El Tai Shang Lao Jun Qing Jing Jing (escritura antigua).


El Tao no es una forma,

produjo el Cielo y la Tierra.


El Tao no es un egoísta,

hace funcionar el sol y la luna.


El Tao no es un nombre,

engendró todo el Universo.


Yo no sabía cómo denominarlo,

lo llamé "Tao".


El Tao

tiene la pureza y la turbulencia,

tiene el movimiento y la tranquilidad.


El Cielo es puro y la Tierra es turbulenta,

el Cielo es motriz y la Tierra es tranquila.


El hombre es sencillo y la mujer es compleja,

el hombre es motriz y la mujer es tranquila.


El Tao circula desde el origen hasta el fin,

pues produce todos los diez mil seres del Universo.


La pureza es el origen de la turbulencia,

el movimiento es el fundamento de la tranquilidad.

Si pudiera estar siempre puro y tranquilo,

el Cielo y la Tierra se dirigirían a él.


El espíritu humano siempre gusta de la pureza,

pero el Corazón lo perturba;

el Corazón humano siempre gusta de la tranquilidad,

pero el deseo lo mueve.

Siempre se supera el deseo, después,

el Corazón naturalmente vuelve a la tranquilidad;

siempre se purifica el Corazón,

después, el espíritu naturalmente vuelve a la pureza.

Naturalmente se esterilizan los seis deseos. (1)

y se eliminan los tres daños. (2)


¿Por qué no se puede?

Porque no se purifica el Corazón y no se supera el deseo.

Si se puede purificar el Corazón y superar el deseo:

Observar el interior del Corazón,

el Corazón se siente como si no hubiera nada;

observar el exterior del cuerpo,

el cuerpo se siente como si no hubiera nada;

observar hacia lo lejos de las cosas,

las cosas se sienten como si no hubiera nada.


Si se pueden observar las tres partes,

es como observar sólo lo blanco.

Observar lo blanco también es en blanco,

pues lo blanco no existe.

Lo blanco de lo blanco en si ya es nada,

la nada de la nada también es nada.

La nada de la nada ya es nada,

pues el estado siempre es la claridad.


La claridad es como si no existiera la claridad,

¡El deseo es como ponerse a producir!

El deseo ya no puede producir,

eso es la tranquilidad real.

El Corazón observa las cosas siempre con la tranquilidad,

el espíritu observa las cosas siempre con la pureza.

Si se observan las cosas siempre con la tranquilidad y la pureza,

siempre se está tranquilo y puro.


Así siempre tranquilo y puro,

poco a poco se entra

en el Tao verdadero.

Puesto que entrar en el Tao,

se llama lograr el Tao.

Si bien se llama lograr el Tao,

de hecho es no lograr nada.

Por educar a todos los seres vivientes,

de ahí que se llame lograr el Tao.

Si se puede caer en la cuenta de este modo,

así se puede llegar a entender el

Tao sagrado.


La persona superior no disputa,

la persona inferior siempre disputa.

La persona superior no necesita la virtud,

la persona inferior necesita la virtud.

¿Por qué se necesita buscar la virtud?

Porque no se conoce la virtud del Tao.


¿Por qué la persona no conoce el Tao verdadero?

Porque el Corazón siempre se mueve por muchos deseos impropios.

Al moverse por muchos deseos impropios,

el Corazón perturba al espíritu.

Al perturbarse el espíritu,

entonces se adhiere a las cosas impropias.

Al adherirse a las cosas impropias,

entonces se produce la codicia y la pretensión.

Al producirse la codicia y la pretensión,

entonces se llega a la molestia y a la angustia.

Los deseos impropios y la molestia y la angustia,

siempre presionan y molestan el cuerpo y el Corazón.

Entonces si se encuentran la perturbación y el sufrimiento,

se vagabundea por la Vida y la Muerte.

Siempre sumidos en el abismo de la miseria,

siempre perdiendo

el Tao verdadero.


El Tao verdadero y real

se puede lograr naturalmente con sólo darse cuenta.

Si se puede ser consciente del Tao

se es siempre puro y tranquilo.

--------------------------------------------------------------------------------


Notas:

1.- Ver el color por los ojos, oír el sonido por los oídos, oler el olor por la nariz, gustar el sabor por la lengua, tocar el cuerpo por el tacto y pensar la idea por el pensamiento.

2.- Daño de la visión, daño del oído y daño del habla.

--------------------------------------------------------------------------------


Artículo extraído del libro Conocer el Taoísmo, por gentileza del maestro Tian Cheng Yang.

©2006 Asociación de Taoísmo de España. Todos los derechos reservados