TAI CHI

(Forma del dragón)

Forma taoísta de Tai Chi de 64 movimientos, se caracteriza por sus movimientos básicamente lentos y ejecutados desde el Tan Tien.

Sus posiciones son básicamente cerradas de piernas, con las puntas de los pies un poco hacia dentro, para evitar la pérdida de energía, y con movimientos circulares para que constantemente el Tan Tien y la energía estén en movimiento.

Llama la atención, la forma de moverse, ya que como el maestro indica, los movimientos de Tai Chi asemejan el movimiento de las nubes o un día de viento suave o las dos cosas...

La forma eminentemente enraizada en la cultura taoísta, está compuesta de 64 movimientos, como los 64 hexagramas del I Ching.

La forma está dividida en cuatro ciclos, definidos como las estaciones: primavera, verano, otoño, invierno, en las que varia el tipo de movimiento. Los movimiento más sencillos de la primavera, asemejan a un nacimiento o al aprendizaje, que se van complicando al cierre de la estación. En el verano, los movimientos son más amplios, más elaborados he indican un avance y un crecimiento en la práctica... En el otoño, los movimientos son más técnicos, donde se trabaja más el equilibrio, y donde da la impresión se recoger el fruto de lo que se lleva trabajado. Durante el invierno, los movimientos son más cerrados, dando una impresión de recogimiento.

Cada estación inicia sus movimientos hacia el lado izquierdo, lado Yang del cuerpo, y se cierra hacia el lado derecho, lado Yin del cuerpo, asemejando al Tai Chi que gira constantemente, fluyendo el Yin en el Yang, por lo tanto la forma cambia de dirección de ejecución ocho veces, como ocho son los trigramas del Pakua, y ocho son los movimientos que encierra cada ciclo.

©2006 Asociación de Taoísmo de España. Todos los derechos reservados